JARDÍN DE UN MOLINO EN RASCAFRÍA, MADRID

En un magnífico entorno de montaña, en la sierra madrileña, este jardín se adapta al paisaje y a la naturaleza ácida de la tierra con una plantación de pocas especies cuidadosamente escogidas: abedules, que se integran bien con el arbolado típico de la zona y contrastan con el follaje verde oscuro de un seto orgánico de tejo, también natural de la región, y una plantación de vivaces que mezcla clavelinas de flor rosada, brezos, lirios y Stachys bizantina ‘Silver Carpet’, de hojas afelpadas.