Un extenso jardín en la dehesa de Salamanca

Un gran jardín que se integra en la dehesa de Salamanca como un vergel gracias a un diseño basado en círculos o deformaciones de círculos de macizos de lavanda, rodeados de hierba. El propietario quería pasear pisando hierba y el pozo con que cuenta la finca permitió cumplir ese deseo. En los macizos de lavanda, las rosas de los rosales ‘La Sevillana’ crean manchas de color. La variedad de especies —artemisias, Erisymum ‘Bowles Mauve’, Eremurus robustus de largas varas florales—aumenta en los márgenes del jardín creando una sensación de pradera florida y buscando más altura para tapar el camino que rodea el muro que lo engloba, aunque sin interrumpir la visión de la dehesa. La forma redondeada de los macizos hace posible contar con una forma de riego eficiente gracias a los difusores o aspersores colocados en el centro, lo que evita los tubos de goteo a la vista.